Tarritos Comunicación Literatura Escritura Textos Poesía Periodismo Literatura Periodismo Escritura Libros Escritores Textos Ficción No-ficción Narrativa  


www.tarritos.es


 
10-12-2008
bonanza

Comía a medias sin quitar los ojos del televisor y a 200 kilómetros por hora, porque a las 13.00 terminaba el programa y 15 minutos más tarde entraba a clases en el Colegio Nacional San Martín. El horario de entrada era el de las 13.15 horas, yo tenía que recorrer 17 cuadras a pie en esos quince minutos y no había forma de cortar ‘Bonanza’ porque era más fuerte que yo. Me podía.
Desde que comenzaba a incendiarse el mapa, en la presentación oficial de la serie, hasta que sonaba la musiquita del final de cada capítulo –tan taratán tantán tantantán tantaaaannnn…-, en la cocina de casa no volaba ni una mosca. ‘Bonanza’ era, decididamente, imperdible.
Mi vieja se enojaba porque no podía cocinar siquiera, pero es que era más fuerte que yo. Por ese entonces había aterrizado la televisión en colores en la ciudad de San Francisco y en un Philco que todavía funciona, de 24 pulgadas y cuyos canales se cambian con un selector giratorio toc-toc-toc, comencé a re-descubrir y a repetir todos los capítulos de los Cartwright que ya había visto en blanco y negro.
‘Bonanza’, consta en actas, es la serie de televisión más importante del mundo mundial, que todavía la siguen viendo miles y miles de personas, y que se filmó durante casi 14 años –desde 1959 a 1973-, ocupando el horario estrella de los domingos por la noche en los Estados Unidos, durante ocho o nueve de esos 14 años de vida.
Su nombre, originario de la fiebre del oro que dominó con ese nombre a la zona de Nevada donde se encontraron algunas minas del preciado metal, acogía a una familia integrada sólo por hombres, donde las mujeres habían muerto de manera desagradable: asesinadas, violadas o algo por el estilo, pero siempre dejando un hijo más a su viudo, Ben Cartwright, padre de tres muchachos fuertes y trabajadores capaces de recorrer 50 ó 60 kilómetros diarios a caballo sin sufrir paspaduras o calambres.
Los Cartwright vivían en La Ponderosa, rancho construido con maderas de pino del mismo nombre –ponderosa- que se ubicaba en un casco de estancia de una de las familias más ricas de Virginia City.
Los Cartwright filmaron, en total, 430 capítulos sin repetir guiones, y aunque el ídolo de casi todos mis amigos era Little John ó Joe Catwrigt –interpretado por el actor Michael Landon- mi personaje favorito era el gordo: Erick ‘Hoss’ Catwrigt, interpretado por Dan Blocker, un actor de los que comen con pan y galletas, una botella grande de Coca-Cola, mayonesa y postre, sin privarse de nada en la mesa.


Erick ‘Hoss’ Cartwright
Pero hablemos primero del personaje Hoss Cartwright, cuyo desconocido nombre de pila en la serie era Erick. Fue el segundo hijo de Ben Cartwright (Lorne Greene) y de una noruega llamada Inger, que lo trajo al mundo –de acuerdo a los guiones- en el año 1836, mientras viajaba rumbo al oeste junto a su esposo y al primer hijo de éste, Adam (Pernell Roberts), cuya madre había muerto. El pequeño Eric pesó al nacer algo más de 6 kilos y midió unos 60 centímetros de largo, de pie a cabeza, lo cual sorprendió a sus felices padres y a todos los miembros de la caravana. A causa de su inusual tamaño, su hermanito Adam sugirió llamarlo ‘Hoss’, nombre con el que se designaba a unos bondadosos gigantes en las antiguas leyendas suecas que su tío Gunnar, hermano de Inger, le había contado.
A pocos días de su nacimiento, la desgracia tocó de cerca a Hoss, aunque él no lo supo en aquél momento. La familia Cartwright con el resto de los colonos, apostados en Ash Hollow, Nebraska, fue atacada por un grupo de indios. Una flecha perforó el pecho de Inger y la mató en el acto. Adam contuvo a su hermanito en sus brazos, contra su pecho –según lo narrado por el propio Ben Cartwright en uno de los capítulos de la serie- “mientras yo lloraba desconsolado al lado del cuerpo de mi esposa. Era la segunda vez que quedaba viudo”, afirmaba el actor metido en su personaje.
Estaba claro que Ben Cartwright había salido de fábrica sin ángel de la guardia.
El pequeño Hoss creció en Nevada, muy cerca del Lago Tahoe. La Ponderosa fue su lugar en el mundo y el grandote lo afirmaba en cada capítulo: “Yo no podría vivir en otro lugar, sin este cielo, sin estos árboles, sin estos pájaros... sin el aire de este lugar, no seria yo”, afirmaba.
Cuando el pequeño Erick tenía 5 años su padre viajó a Nueva Orleáns y de allí se trajo a una nueva esposa, la tercera del veterano. Con la hermosa Marie de Marigny –sucesora de Elizabeth, madre de Adam, y de Inger, madre de Hoss- Ben sufrió el rechazo de Adam, en principio, y la aceptación plena de Hoss.
“Hoss tenía necesidad de ternura maternal, del cuidado de una mujer...", dijo Ben en capítulos posteriores de la serie.
Muy pronto una gran alegría inundó el hogar de los Cartwright: al año de llegar Marie dio a luz en La Ponderosa al tercer vástago de Ben. En 1840 vino al mundo el pequeño Joseph Francis, ‘Joe’ o ‘Little Joe’, que heredaría la belleza y la alegría de espíritu de su madre, y se haría inseparable de su hermano mediano.
Joe no tenía más de 5 añitos, y Hoss 11, cuando Marie sufrió un accidente mientras cabalgaba rumbo a la casa. Se cayó del caballo y un golpe en la cabeza la mató al instante. Estaba más que claro que Ben podía dedicarse a cualquier cosa en lo que le quedaba de vida, menos a las mujeres. El hecho es que su tercera viudez lo depositó en lo más profundo de una depresión de la que salió gracias a sus hijos y a las comidas especialmente preparadas por el cocinero japonés ‘Hop Sing’ (Víctor en Young).
Pero volvamos a Hoss. Vestido con camisa blanca, chaleco de gamuza color café, pantalones marrones y un distintivo sombrero de 10-galones, era el más fuerte, pero el más bondadoso y tierno de la familia. Por eso quizás, el más pequeño, Joe, lo metía constantemente en problemas. Muchos de los guiones de la serie se basaban en las aventuras de los dos hijos menores de Ben Cartwright: entre otras cosas, ambos robaron un banco para salvar a los ahorristas de una estafa, recibieron un elefante de circo como parte de pago de una deuda, ganaron un concurso de comida, fueron detectives, abogados, organizaron una corrida de toros en Virginia City e incluso trataron de volar con alas de madera y plumas. Pero siempre era el gordo el que pagaba los platos rotos.
Hoss, al igual que todos los Cartwright, iba de la Ponderosa a Virginia City -en algún capitulo dijeron que había 15 kilómetros- montado en un caballo que se llamaba ‘Chub’, que era enorme -porque Hoss pesaba más de 130 kilos- de color marrón oscuro y con un rasgo distintivo blanco marcado en su rostro.
Con las mujeres Hoss tampoco tuvo mucho éxito. Emily, hermana de unos mineros, falleció a las pocas semanas de haberlo conocido; Margie Owens se casó con otro en una boda celebrada en Virginia City a la que Hoss asistió como un corn… caballero; una viuda joven que lo quería resultó ser una jugadora compulsiva de póker, e incluso una forastera pelirroja que se enamoró de él, pasó de largo en su vida en un solo capítulo.
Además, Hoss fue el único personaje que murió en la serie -siendo un joven de 36 años en la ficción- una tarde en que supuestamente unos bandidos, al querer robar en La Ponderosa, terminaron con su vida. Y aunque los productores no lo sabían, aquellos bandidos terminaron prácticamente con ‘Bonanza’ que desapareció de la TV estadounidense 9 meses después de este capitulo de la décimo cuarta temporada.
El joven Joe –Michael Landon- escribió este guión especial para despedir a su compañero y amigo en la vida real, que se editó con imágenes de archivo, exclusivamente, porque Dan Blocker ya había muerto.
El capítulo de la muerte de Hoss fue emitido dos semanas después de la muerte del actor, el domingo 28 de mayo de 1973, y fue terrible para los amantes y seguidores de ‘Bonanza’ en todos los Estados Unidos.
A partir de ese día, la audiencia masiva que esta serie había mantenido durante 14 años comenzó a decaer de forma estrepitosa hasta marcar su desaparición, en enero de 1974.

Dan David Blocker
La ciudad de Dekalb, al este de Texas en los Estados Unidos, es conocida por la muerte de un rockero en un accidente de aviación y por la empresa semillera y forrajera del mismo nombre que impuso su marca en América Latina; pero, fundamentalmente, Dekalb es una ciudad famosa porque allí nació, hace exactamente 80 años, el vaquero gordo más famoso de la televisión del mundo entero.
Dan Davis Blocker, consta en actas, tenía más de 6 kilos de peso y casi 60 centímetros de largo cuando la matrona lo extrajo del vientre de su madre, Mary Davis Blocker, quien se había casado con su primo Ora Shack Blocker. Era el 10 de diciembre de 1928.
Convencido de que su hambre era ‘apeto’ y no ‘apetito’ –en diminutivo-, el enorme hijo de los Blocker fue actor y artista de rodeo antes de convertirse en Profesor de Educación Física, profesión que ejerció a medias mientras filmaba capítulos de la serie Bonanza.
Pero la historia del actor Dan Blocker no era la misma que la de su personaje más famoso en la televisión, aunque si había coincidencias en algunos aspectos. Por ejemplo, el peso y el tamaño de ambos, al nacer, era el mismo ya que David Doctor, creador, escritor, productor y guionista de ‘Bonanza’ conocía la historia de Blocker de su nacimiento, ya que se hizo famoso en todo Texas en aquel diciembre de 1928.
Blocker sirvió a los Estados Unidos en la Guerra de Corea y a su regreso se casó con Dolphia Parker, a quien había conocido siendo estudiante. Tuvieron cuatro hijos: el actor Dirk Blocker –Expedientes X-, el productor David Blocker y las gemelas Debra Lee y Danna Lynn.
Seguidor de la Iglesia Metodista Libre y partidario del político Eugene McCarthy –políticamente no tenía el buen gusto que sí tenía para los caballos- Blocker era tan macartista que aprovechando su popularidad como ‘Hoss’ promocionó a Hubert Humphrey, candidato a la presidencia por el Partido Demócrata de los Estados Unidos en 1968.
A finales de los años 60 se trasladó con toda su familia a Europa, por oponerse a la Guerra de Vietnam.
En esos años, Stanley Kubrick intentó contratarlo para su película ‘Doctor Strangelove’, tras la marcha atrás de Peter Sellers para hacer el papel de Major T.J. 'King' Kong. Pero Blocker rechazó el papel, pues lo encontró demasiado liberal.
Robert Altman, con quien había hecho fuertes lazos de amistad mientras éste dirigía episodios de Bonanza, eligió a Dan Blocker para el papel de Roger Wade en The Long Goodbye  -‘El largo adiós’-, pero desafortunadamente Blocker falleció antes de iniciarse el rodaje. El papel fue para Sterling Hayden, y si alguna vez leyeron los créditos del film recordarán que la película fue dedicada a Dan Blocker.
Su muerte, en la ciudad de Los Ángeles el 13 de mayo de 1972, fue repentina e inesperada, a causa de un tromboembolismo pulmonar secundario en una intervención rutinaria de vesícula biliar, que el actor quiso hacerse antes de iniciar el film con Altman.
Con un increíble parecido a su padre, Dirk, el menor de sus cuatro hijos, debutó en TV en 1974, con 15 años de edad y en un episodio de la serie ‘Marcus Welby, M.D.’. Allí inició una envidiable carrera actoral que le llevó a actuar en series como ‘La casa de la pradera’, ‘Los Expedientes X’, ‘Beverly Hills 90210’, ‘Texas Ranger’, ‘ChiPs’ y ‘Los tigres voladores’. Además, trabajó en los films: ‘Short Cuts’, ‘Poltergeist’, ‘Pink Cadillac’, ‘Mad City’, ‘Trouble in Mind’ and ‘Prince of Darkness’.
De acuerdo a lo que él había solicitado en vida, Dan Blocker fue sepultado en el cementerio de Dekalb, junto al resto de su familia. Cada año, llegado el 10 de diciembre, el pueblo de Dekalb le rinde homenaje y seguidores suyos, llegados de diversos rincones del país, llenan su lápida de flores.
El día que pueda tener un caballo de color marrón y con una particular mancha blanca en la cara, intentaré recorrer  15 kilómetros montándolo.
Si no me paspo le pondré ‘Chub’. O ‘Hoss’. O ‘Dekalb’. 
Si me paspo me pondré talco.
Tan taratán tantán tantantan tan taaaannnn…  tan… tann… tánnnnnnnnn.

 
 
 

 




ACERCA DE TARRITOS


Tarritos Web de Marcelo Bailone González Ángel Eusebio
LA WEB
www.tarritos.es
Leer más >

 
     
  El Autor Marcelo Bailone González Ángel Eusebio Periodista Escritor Narrador Cuentista
EL AUTOR
Ángel Eusebio
Leer más >
 
     
  Libro de Marcelo Bailone González Ángel Eusebio Cuentos Relatos Las Mujeres de antes no usaban teléfono
LA OBRA
Libros del autor
Leer más >
 
     
  Artículos Cuentos Biografías Micro relatos Poesía Taller Literatura Escritor
CONTACTO
Suscripción / RSS
Leer más >